martes, 12 de octubre de 2010

Nicolás está resfriado



Ya es oficial, Nicolás tiene catarro, el pobrecito tiene una cantidad exagerada de moquitos, estornudos y tos, y aunque parece que él no se la está pasando tan mal como yo me hubiera imaginado, cada vez que lo veo lleno de moquitos, o que tose mientras está dormido siento HORRIBLE. Supongo que esta sensasión se debe en parte a mi intolerancia a las gripes (ODIO resfriarme y sobre todo no poder respirar), y por otra parte verlo todo indefenso sin poder sonarse, o quejarse... en fin, el pobre está enfermito.

El domingo por la noche sentimos que nuestro bebé estaba un poco caliente y le tomamos la temperatura (afortunadamente alguien nos regaló un termómetro de Safety 1st en un baby shower) y el termómetro marcó 37.8 º C, rápidamente el papá de Nicolás y yo nos comunicamos con su pediatra para saber qué hace... el doctor (que no importan cuando le llamemos ni a que hora, siempre nos contesta), nos dijo que no nos preocuparamos si no tenía más de 38º C de temperatura, que debido a los síntomas lo más seguro es que tenía un resfriado común, que si lo veíamos muuuuy molesto le dieramos paracetamol pediátrico y, además, para los síntomas del resfriado, le recetó unas gotitas que le debemos dar cada 8 horas y solución salina para descongestionar sus vías respiratorias.

Además de eso, es importante observar que los síntomas no se compliquen, por lo que debemos estar atentos a nuestro pequeñito, así es que estuve investigando en internet para saber un poquito más y fuera de datos que ya conocía (como que el resfriado lo produce un virus y que los síntomas son congestión nasal, estornudos, tos seca y un poco de fiebre), encontré estos tips que pueden ser útiles en el caso de los lactantes (bebés de 0 hasta 12 meses):
  • Lavar las manos de adultos y de lactantes frecuentemente con agua y jabón, especialmente después que los lactantes se lleven las manos a la boca.
  • Mantener a los lactantes y a sus madres tan juntos como sea posible y animar al contacto piel a piel frecuente.
  • Limitar el compartir los juguetes y otros artículos que hayan estado en la boca de los bebés.  Lavar bien con agua y jabón cualquier artículo que haya estado en la boca de los bebés.
  • Los niños y los adultos no deben introducir en su boca los chupones (incluyendo los mangos o anillos de los chupones) y otros artículos antes de dárselos al bebe.    
  • Practicar las reglas de urbanidad (o protocolos) de la tos y el estornudo.
 Hasta ahora no siento que Nicolás esté demasiado molesto con su resfriado, aunque no lo hace nada feliz que le esté limipando la nariz para que pueda respirar bien, sobre todo cuando tiene que comer. Fuera de eso el domingo se durmió muy tempranito y como a las 2:30 de la madrugada se despertó porque no podía respirar bien, así es que me tuve que levantar a limpiarle la nariz, aproveché para darle un poco de leche y a las 3:30 ya se había vuelto a dormir. Me parece que hoy sus síntomas han sido más evidentes que ayer, pero espero que pronto se le pase el malestar y que esté bien para el fin de semana, pues saldremos de la ciudad para festejar el aniversario de los bisabuelos de Nicolás (los papás de la mamá de su papá).

Esperando que mi pequeñito se alivie pronto, se despide La mamá de Nicolás.

2 comentarios:

CuriosiJaz dijo...

Una de las cosas más importantes para la recuperación de nuestros pequeñitos son nuestros cuidados, con mucho amor y no angustiandonos, para no transmitir esa angustia a los peques, tu tranquila, veras que pronto se siente mejor. Yo no te quiero asustar, pero tu lo sabes, este es sólo el principio, desgraciadamente no tenemos una varita mágica que haga a nuestros hijos inmunes a las enfermedades, así que a darles cuidados y amor.
Saludos.

La mamá de Nicolás dijo...

Siiiii, me imagino que esto se repitirá varias veces, nimodo, así es la vida... así lo tomaré con calma y me iré acostumbrando a los gajes del oficio.

Saluditos