martes, 15 de marzo de 2011

Prevención de accidentes en el hogar



El tema de la seguridad en el hogar, siempre me ha perecido muy importante, no por ello me considero una obsesiva de la seguridad. 

Según la Secretaría de Salud de México "Se entiende por accidente aquella circunstancia fortuita, no prevista, que aparece en forma súbita y que origina lesiones, ya sean leves (raspones, torceduras, rasguños, etc.) o de tal gravedad que pueden derivar en la muerte (asfixia por atragantamiento, quemaduras por derrame de líquidos, etc.)". También recalcan que "los accidentes en el hogar constituyen un grave problema: después de los infartos del miocardio y el cáncer, son la tercera causa de muerte. Además, luego de la vía pública, el hogar es el sitio más peligroso por los factores de riesgo que entraña".

Cuando Baby Outlet me invitó a participar en el Mes de la Seguridad, estuve pensando en los temas que trataría en el blog e, inevitablemente, pensé en is experiencias de la infancia. Estos son los accidentes que recordé: en mi caso, de los que más me acuerdo sucedieron cuando tenía como 5 años, una vez me lancé a una alberca jurando que lograría nadar y ya me estaba ahogando; en otra ocasión me pareció buena idea "escalar" un librero que solamente tenía algo de ropa y me fui con todo y mueble para atrás, (gracias a Dios aterricé en un sillón) el resultado: la cabezota abierta y una primita de dos años que casi queda aplastada por el librero. 

También me acordé de una ocasión en la que la primita que casi queda aplastada, por poco se ahoga en una alberca (y gracias a que el Tío Feli era doctor y sabía primeros auxilios no pasó nada); la madrina de Nicolás se safó un brazo jugando cuando teníamos como uno o dos años; mi hermano se cortó un dedo con un exacto, se abrió la barba al caer de un pasamanos y tuvo chichones en varias ocasiones... en fin, como esas hay muchas historias y, aunque ninguno murió a causa de ellos, no por eso es menos relevante pensar en la prevención de los accidentes y en cómo actuar en caso de que alguno suceda.

Por eso les comparto esta Guía de Prevención de Accidentes en el Hogar, realizado por la Secretaría de Salud, que incluye las razones para prevenir accidentes, acciones básicas, cómo prevenirlos, cómo actuar en caso de alguno y lo que debe contener un botiquín de emergencias. Como siempre, espero que les sea de utilidad.


Prevencion de Accidentes en El Hogar                                                                                                   



Promoviendo la seguridad en el hogar, se despide La Mamá de Nicolás

Recuerda que tu comentario en esta entrada, te hace partícipe del Giveaway del Mes de la Seguridad.

6 comentarios:

Laura Vázquez dijo...

Sin duda alguna la seguridad de nuestros hijos es nuestra responsabilidad, pero también hay que explicarles a ellos por qué les decimos que no hagan, que no toquen, o que no vayan a determinados lugares de la casa. La curiosidad es algo natural en el ser humano, y mucho más en los niños, pues están explorando un mundo nuevo. Hay que hablar con ellos de una manera sencilla e inmediata para que comprendan por qué se le dice que hagan o no algo, y no sólo prohibírselos.
Saludos.
Laura Vázquez (lavc79@hotmail.com)

Gaby dijo...

mi mamá fue muy precavida con nosotros, podrían decir que exagerada, pero bueno así nos cuidó siempre... una de las cosas que recuerdo casi casi como si la estuviera viendo es que cada que queríamos un dulce (caramelo) ella lo hacía pedacitos y nos lo daba. Tenía que traer la envolturita o una servilletita con el pedacerío de dulce y JAMÁS traer uno completo en la boca y mucho menos si andabamos corriendo!! Seguramente andaré igual en no mucho tiempo!!

Gabi León gabii.leon@gmail.com

Beatriz dijo...

Ciertamente los niños son inquietos y curiosos por naturaleza y nosotros debemos estar en todo momento pendientes de lo que hacen y ser una guia que los oriente en el conocimiento del mundo que estan descubriendo...
Es inevitable al 100% los accidentes, pero podemos reducir sus alcances si desde pequeños en vez de decirles a todo ¡No! les expresamos con una palabra y un gesto lo q puede pasar, por ejemplo: Si tienen cerca un cactus o una flor con espinas mostrarle la espina y decirle: ¡Pincha! no evitaremos q el niño por curiosidad toque la espina, pero si reforzaremos lo q le acabamos de decir cuando el niño lo toque, se pinche y sienta el dolor (obviamente dejaremos q lo toque suavemente para q no se lastime, solo relacione la palabra con el objeto y su acción).
Una vez q pasa eso como por arte de magia el niño ya sabe q pincha y es más fácil que lo relacionen con otros objetos, como cuando encuentran una tijera (pincha!), un cuchillo (pincha!) lápiz, pluma, y muchos objetos peligrosos q nunca deben estar a su alcance, pero podrían de pronto un día estarlo y ya sabrán que ese objeto no debe ser tocado.
A mí me ha funcionado con mi pequeño y desde que tenia 6 meses y tuvo su primer contacto con la espina, entiende perfectamente cuando le digo que un objeto pincha y lo deja y le pierde interés, como hubiera dicho mi Mami: El miedo no anda en burro !!! jajaja ya sabe q se siente cuando uno se pincha ;)

Saludos
Beatríz Barrera dejaroda@hotmail.com

Valentina Muñoz P. dijo...

A mi me sirvió mucho tratar de hacer que la casa sea "prueba de niños" cuando Eva empezó a gatear. Me ayudó porque sabía que, si Eva se iba a otro lugar de la casa y yo no la supervisaba por un segundo, ella estaría sana y salva. Tratamos de tener una casa sin muchas cosas, con muy pocos elementos, sólo lo necesario. Pero hay varias cosas que son un poco peligrosas que no les pusimos ninguna trampa o protección, de la que me acuerdo mucho es de las puertas de una alacena que está a su alcance, todavía no podía caminar pero se la pasaba abriendo y cerrando por muchos minutos, el peligro era que se machucara un dedito, pero no le pusimos protección. Se llegó a machuchar un par de veces y eso bastó para que fuera muy cuidadosa con las puertas. También la dejamos jugar con cosas un poco peligrosas como los picadientes, y claro que se ha lastimado pero ahora es super cuidadosa.

Creo que vale la pena sentarse a leer una vez el valioso manual que nos comparte la Mamá de Nico. Con esto podemos darnos una idea de las cosas más peligrosas y atender todos los lugares peligrosos de la casa y hacer que dejen de ser un peligro. Pero creo que es importante, dejar que los niños se raspen, se caigan se hagan chipotes, se corten para que vayan aprendiendo de esos peligros y sean más cuidadosos. Como dice la mamá de Nico, conoce muchos casos de accidentes en niños y nadie se murió. jeje en resumen: ni muy muy ni tan tan

Y me encanta el tip de Beatriz! yo igual hago, y le hago un gesto o una seña para lo peligroso y de veras que entienden muy bien!! desde hace rato se aprendió muy bien la seña de "caliente" y ya se ha quemado "poquito" y siempre que ve algo caliente me dice y no se acerca al peligro!

Bere dijo...

Mamá de Nico tienes mucha razón, hay miles de accidentes que se pueden evitar, yo creo que todos en la infancia tuvimos algunos de estos, estoy de acuerdo con Laura y Beatriz, se debe buscar un equilibrio entre dejarlos explorar y cuidarlos.

También creo que ellos deben aprender a cuidarse, explicarles por qué no deben hacer tal o cual cosa. Son muy inteligentes los chamaquitos, mi pequeño de 2 años cuando está jugando con su triciclo en la calle, está al pendiente que no pasen coches, jiji, me da ternura verlo acercarse a la banqueta diciendo: "coche, mamá", listo, hijo puedes seguir jugando, ya pasó "pashó?" y a jugar!

@beres7

selene dijo...

Pues yo apenas ando en la batalla xq mi casa sea segura para Aitana que tiene 10 meses y 1 mes que comenzo a gatear. A la fecha ya se ha golpeado con unas ollas y jalo tanto la puerta de una alacena baja que la saco de su lugar! Lo cual derivo en un pequeño golpe en su brazo. Yo pienso que lo ideal es no sobreprotegerlos osea darles eapacio para que exploren sin coartarles sus ansias de conocer su entorno siempre y cuando nosotras como mamis estar a 3 pasitos atras de ellos para asi ellos puedan explorar sin la preocupacion de que les suceda algo. Bendito Dios hay tantisimas cositas para para cuidar a nuestros hijos =)