viernes, 20 de agosto de 2010

El abuelo escribe otra carta



Mañana será el bautizo de mi pequeño Nicolás, todos estamos muy contentos (yo un poco atareada con los pendientes para el evento), vendrán familiares y amigos de muchos lugares para celebrar con nosotros. Me encantan estos días especiales pues la familia se une y la buena vibra se esparce por todos lados. En esta ocasión el abuelo de Nicolás (el papá de su papá), se ha vuelto a inspirar y le ha hecho llegar a nuestro niño una carta más (me gusta que esto se esté haciendo una linda costumbre), como siempre les comparto aquí sus lindas palabras:



NICOLÁS DE JESÚS:                                      Querétaro, Qro.    21 de agosto  2010



Te escribo esta carta para decirte que al encontrarte en mi vida mi primera reacción fue contemplarte, porque eres la viva imagen del amor de Dios. Y por supuesto: fruto precioso del amor de tu papá y de tu mamá. “El que recibe en mi nombre a un niño como este, a mí me recibe”. (Mt. 18,5)


El día de hoy te van a bautizar. El agua es vida si llega hasta el cielo. Esto es muy bueno, es una bienvenida a la comunidad de seguidores de Jesús, que anunciamos la Buena Nueva. ¿Te acuerdas de Jesús? En mi primera carta te dije que es un niño del tamaño de un cacahuatito, que cuida a las mamás y a los niños, ya desde pequeñito se dedica a servir al prójimo. En la otra carta te platiqué que es un niño pobre que vino a traernos regalos: paz a la tierra y vida en abundancia para todos.



El niño Dios está contigo desde que te concibieron tus papás; te acompañó en la pancita de tu  mamá; y cuando naciste, el 29 de mayo, estuvo celebrando con todos nosotros. Es una personita amable, es tu mejor amigo. Te he visto platicar con Él y su Mamá, sonreírles como lo haces con tu Abuelola y conmigo.


Algunos cristianos se la pasan en los templos -en los ritos- y han olvidado que ahí se celebra la vida, han dejado de vivirla y tampoco se comprometen construyendo la paz en la tierra. Por eso algunos creen que Dios está dormido, ausente de lo que pasa, que ni se entera, ni le pone remedio a la situación. Piensan que no está con nosotros, que fue un sueño, una fantasía, que no es verdadero. A eso se debe la falta de fe, porque los “creyentes” no confiamos en Él y no damos testimonio del amor que entrega su vida por el hermano.


Tú y yo tenemos esperanza de que la alegría reine en el mundo. “El reino de Dios es justicia, paz y alegría” (Rom.14,17) Hay que platicar  con nuestro amigo Jesús que sigue con nosotros,  que nos ama como somos: niñas, niños, negritos, indios , blancos, cristianos y no cristianos. Así todos juntos viviremos y disfrutaremos nuestra casa común, nuestra Madre Tierra.




Te ama el abuelo.


2 comentarios:

Evelyn JEab dijo...

Nico, soy nueva por aqui, pero me alegra haber llegado en el momento mas importante de nuestras vidas, que papito Dios te guarde y te bendiga y que sea este e lcomienzo de tu camino en la vida de nuestro señor a quien tenemos tan poco que pedir y tanto que agradecer, Mamá de Nico es un placer conocerte y queria deciros que que suerte tener un abuelo que os ecriba cosas tan hermosas un abrazo !! y os deseo lo mejor !!

La mamá de Nicolás dijo...

¡Qué lindos deseos!

Y en efecto, Nico tiene un abuelo que le escribe cosas hermosas... su otro abuelo y sus abuelas no se inspiran tanto para escribir, pero igual lo aman con locura jejeje.

Saludos