lunes, 13 de diciembre de 2010

La terrible tos




Como sabrán, durante las últimas semanas Nicolás estuvo enfermito... todo comenzó con una tos que no se le quitaba y después se convirtió en gripa. Me imagino que las cosas se complicaron después de haber convivido un sábado con una de las primas de Nicolás que estaba muy enfermita. Así es que mi pequeño empezó a tener una tos terrible con muchas flemas que le provocaba vómito, cantidades industriales de moquitos y todo lo que conlleva tener gripa (estornudos, malestar en general). Le estuvmimos haciendo nebulizaciones para que pudiera eliminar las flemas y respirara mejor y aunque un rato se estaba quieto, después de unos minutos se desesperaba y quería que dejáramos de ponerle la mascarilla del nebulizador; nos ayudó ponerlo a ver la tele para que se distrajera mientras las hacíamos.


Después de una semana lidiando con el asunto Nicolás empezó a tener calentura... primero fueron casi 38º, luego un poquito más de 38º, hasta que un sábado llegó hasta 39º. Durante estos 6 meses había evitado darle antibióticos (solamente le había dado el jarabe que su pediatra le recetó para expectorar las flemas), para empezar porque el resfriado lo causa un virus y no una bacteria, así es que no sirven para curar la gripa y además porque puede ser perjudicial darle antibióticos a un bebé que no los necesita; pero en este caso como Nicolás tenía 15 días enfermo, presentaba fiebre en ascenso, tenía vómito, estaba durmiendo más de lo normal, no comía bien, y los mocos y las flemas le causaban mucha molestia y dificultad para respirar (su pecho le roncaba mucho y tenía un silbidito), pues no hubo de otra, no queríamos que la enfermedad se complicara.



Así es que le compramos el antibiótico y unas jeringas especiales de Safety 1st para dárselo y lo estuvo tomando 8 días (ayer fue el último día que lo tomó). La verdad siento que Nicolás sí mejoró mucho, se le quitó la fiebre, ya casi no vomitaba y se veía un poco más animado, aunque su apetito disminuyó mucho, cosa que me desanimó un poco pues ya estaba comiendo bastante bien frutas, verduras, pollito y hasta sopita de pasta; pero como el pobre creía que todo lo que le ofrecíamos era medicina, se resistía a comer y era todo un drama. Lo que decidimos hacer su papá y yo fue darle primero de comer, sentadito y con su cucharita, y después de un rato darle la medicina, en otro lugar un poco recostado para que no la escupiera y con la jeringa, de este modo podía diferenciar la comida de la medicina... y creo que empezó a funcionar. 

A partir de este fin de semana creo que ya puedo decir que está mucho mejor, ya come más y con mejor ánimo, ya no está tomando medicina por lo que ya no hay que hacer ningún show y ya casi no tiene moquitos. Solamente le queda un poco de tos, que le da sobretodo en la mañana y en la noche; dice su pediatra que es normal, que la tos será lo último que desaparezca, así es que todavía le estamos haciendo nebulizaciones.

Total que ahora si me tocó saber lo que es tener un hijo enfermo de verdad y es horrible !!! afortunadamente no fue nada de gravedad y con los cuidados y el cariño que le hemos dado, Nicolás ya está mucho mejor, así es que a cuidarlo mucho y tener más precauciones para prevenir otra recaída.

Aliviada, se despide La Mamá de Nicolás.

3 comentarios:

Zary dijo...

Me alegro mucho que Nico ya este bien!!! Sara estuvo mocosa pero afortunadamente no fue nada más que eso...a+un no quiero saber lo que es que se enferme..debe ser terrible...ojala nunca le pasará pero eso es imposible y, con este clima, aun más!!! Un abrazo!

Zary dijo...

Ahhh se me olvido preguntarte de donde sacaste la ilustración del peque con gripa..esta genial!!!

La mamá de Nicolás dijo...

Pues sí, no podemos evitar que nuestros pequeños se enferme, lo que si podemos hacer es darles mucho amor, cuidados y alimentación saludable para que no les vaya tan mal... parte de ser mamá

Y la ilustarción no recuerdo de dónde la saqué jejejeje, navegando por intenet (ups)

Saludos !!!