sábado, 9 de julio de 2011

El primer viaje de Nicolás a la playa



La última semana ha sido maravillosa, Nicolás, su papá, sus abuelos (los papás de su papá) y yo, nos fuimos de vacaciones a las hermosas bahías de Huatulco, en Oaxaca. Fue la primera vez que Nicolás viaja a la playa y le encantó meterse al mar, jugar con la arena, nadar en la alberca... nosotros también quedamos encantados al verlo disfrutar lleno de emoción y de inocencia. 

El hotel (que tenía todo incluído) nos ofreció muy buen servicio, la gente que nos atendió maravillosa, las instalaciones muy lindas... de verdad que no nos podemos quejar. La aerolínea en la que viajamos fatal, el vuelo de ida se atrasó y el de regreso se mega atrasó (en lugar de llegar a la ciudad de México a las 8:20 pm llegamos a las 12:00 am), fatal, sobre todo porque mis abuelos (los bisabuelos de Nicolás) nos tuvieron que esperar despiertos hasta la una de la madrugada (pues nos hospedaron en su casa). El clima nos sorprendió, pues esperábamos pasar algunos días con lluvia y mal tiempo y eso no sucedió, no llovió ni una gota y hacía bastante calor, por lo que en eso tuvimos suerte.

En general la experiencia fue muy buena, nos divertimos muchísimo en familia, que es lo importante. Nicolás aprendió algunas cosas nuevas como quedar de pie solito (sin ayuda), a hacer bucitos y patalear en la alberca y a mover sus manitas mientras cantaba "chocolate, molinillo... estrirar, estirar" con la abuela. 

Por nuestra parte, el papá de Nicolás y yo, aprendimos lo que es viajar a la playa con bebés (uff, todo un reto). En realidad creo que no lo hicimos tan mal, la cosa es que parecía que nos íbamos a mudar con tanto trique que llevamos: pañales, pañales para nadar, ropa suficiente, comida, leche, biberones, cepillo para lavar los biberones, botiquin, juguetes para la playa, llanta salvavidas, y todo lo demás jajajaja. La verdad creo que no llevamos nada de más y no nos hizo falta nada (miento, si nos faltó un repelente para mosquitos y los sombreritos, Nico no se los dejó puestos ni un segundo).

Ggracias a los consejos de las mamis blogueras y tuiteras creo que salimos victoriosos: El tip de darle algo de beber en el despegue y aterrizaje del avión, funcionó excelente (además de que tuvimos la suerte de que Nico se durmiera casi todo el vuelo); la carriola de bastón o paraguas fue super útil y no pesaba nada; lo de la aplicación constante de bloqueador funcionó perfecto porque Nicolás no se quemó nadita; en fin, estoy muy orgullosa de nuestro éxito jajajaja.

Ya para no aburrirlos más, solamente quiero compartirles algunas fotos.

Feliz con el éxito vacacional, se despide La Mamá de Nicolás.

2 comentarios:

Mamá Nortina dijo...

Que fantástica experiencia uvo Nicolás con la playa, la arena y el sol veraniego. bien por que ustedes también lo disfrutaron, aunque de maletas, ni hablar jajajaja. Lo de los vuelos es impredecible. Mala suerte no mas!. Muy lindas las fotos. Quiero VERANO!!! (soy de Chile y estamos en un invierno más frío de lo normal...).
Te sigo!.
Un beso!

Cuando quieras te das un paseo por mis blogs http://mamdeunamonita.blogspot.com/ y el otro sobre Cuentos Infantiles que hago con mi hija de 5 años. Se llama http://julietalajirafita.blogspot.com/

·.¸¸.·´´¯`··._.·Dessy·.¸¸.·´´¯`··._.· dijo...

Que fotos mas hermosas J.P. manda saludos a Nicolás,me da tanto gusto q fuera un exito tu viaje yo fui de vacaciones cuando la nena grande tenia 6 meses fue casi una linda experiencia,regresamos con muchas fotos pero seguros de q el siguiente bebé iria a la playa con unos años encima jijiji
Besitos a montones!